Ya era tiempo para una nueva iluminación de las calles de Bad Homburg. La ciudad ya no quería pagar tanto para la energía y el mantenimiento y decidió realizar un saneamiento con LEDs.

La ciudad que colinda a Fráncfort del Meno, tiene aprox. 52.000 habitantes. Según las estadísticas, les va muy bien a los ciudadanos. El índice de poder adquisitivo está un 50 por ciento por encima de la media nacional. No obstante, las virtudes de la parquedad y

del cálculo exacto se aprecian mucho allí.  Y lo bien que les funciona esto se demostró con el saneamiento del alumbrado público. 3.500 puntos de luz recibieron nuevas cabezas de luminaria LED, y casi el 40 por ciento de los sistemas proceden de TRILUX.

"El cambio hacia la técnica LED ha reducido nuestro consumo eléctrico en este sector en más de dos tercios", comenta el responsable de la gestión energética de Bad Homburg, Tim Bachmann. "En lugar de 1,4 millones de kilovatios-hora, ahora gastamos unos 450.000.“ Y al mismo tiempo habrían aumentado los intervalos de mantenimiento de ahora cuatro a ocho o diez años. "Incluso teniendo en cuenta la subida de los precios de la energía eléctrica, la ciudad ahorra 200.000 euros al año", dice Bachmann. Por aprox. el 60 por ciento de las luminarias reequipadas de TRILUX y de otros se ha

conseguido una subvención de inversión estatal del 20 por ciento. Y también se ha conseguido un crédito rentable de KfW. Teniendo todo esto en cuenta: El nuevo alumbrado público de Bad Homburg se amortiza en diez años. El crédito puede ser pagado a través del dinero ahorrado en un plazo de una década. Porque el cambio no solamente beneficia el arca municipal, sino también la emisión del dióxido de carbono ha "caído en picado". Con una vida útil prevista de 25 años, las emisiones de CO2 bajan en 17.500 toneladas.

60 por ciento

menos consumo de energía

17.500 t

menos de emisiones de CO2

"Las inversiones en un alumbrado público eficiente aportan más beneficios que todo lo demás", asegura el responsable de la gestión energética Bachmann. Porque para ahorrar una tonelada de CO2 - en un periodo analizado de diez años -, Bad Homburg debería invertir 640 euros en el alumbrado público. En el caso de un saneamiento de un edificio, los gastos serían de 1.000 euros.

El reequipamiento fue planeado y realizado por Syna GmbH. La empresa que ofrece servicios de red para más de 350 municipios, pertenece al gigante de energía RWE y garantiza el servicio del alumbrado público en Bad Homburg. Por su experiencia de muchos años, Klaus Schnabel, jefe de proyecto de Syna, sabe cuales son los gastos

más grandes. "En Bad Homburg teníamos que disponer de piezas de repuesto para 80 tipos de luminarias diferentes. Que esto vale dinero, cualquiera puede entenderlo. Con el reequipamiento con LEDs hemos conseguido reducir drásticamente energía y gastos de mantenimiento."

El consumo eléctrico ha sido reducido en por lo menos un 60 por ciento, en el caso de algunas luminarias incluso en hasta un 80 por ciento. Schnabel considera que en los próximos diez años casi no habrá trabajo de mantenimiento. Sobre todo, no se tendrá que sustituir piezas de forma regular y laboriosa. Se está muy contento con la calidad de las luminarias utilizadas por TRILUX.